Jueves 18 Julio 2019

Textil y metal se combinarán en la estructura diseñada para cubrir las cuatro pistas de petanca habilitadas en la zona de Anduva de la capital. Una instalación que busca favorecer el uso de ese espacio de ocio, independientemente de las condiciones meteorológicas, y que va a contar con un presupuesto cercano a los 100.000 euros, tal y como se apunta en el proyecto encargado por el Ayuntamiento después de que la inversión fuera recogida en los presupuestos de 2018 dentro del acuerdo alcanzado entre el equipo de Gobierno y Ganemos, para sacar adelante el documento del pasado ejercicio.

Aunque no será casi hasta final de éste cuando sea una realidad, dado que la empresa que resulte adjudicataria dispondrá de un plazo de cuatro meses para ejecutar la obra –a partir de que se firme el acta de replanteo– y, de momento, hasta el 5 de mayo está abierto el plazo para que las empresas interesadas en llevar a cabo la instalación presenten sus ofertas, teniendo en cuenta que el precio máximo de licitación es de 99.928 euros.

La adjudicataria deberá hacerla atendiendo a un proyecto que propone levantar una estructura que puede considerarse híbrida o mixta, con una parte metálica y otra textil, que conforman una cubierta totalmente exenta, con una superficie en planta de 20 metros por 15,5 entre sus ejes de apoyo.

El 'esqueleto' metálico, tal y como se recoge en la propuesta, está formado por diez pórticos en el sentido del lado mayor, con dintel curvo, que cruza las pistas de juego y se prolonga hacia el exterior con unos voladizos de 2,5 metros, pensados para proteger también al público que acuda a la zona. Esas cerchas de metal estarán cubiertas por un conjunto de membranas textiles de PVC unidas entre sí y a la estructura principal.

También está previsto la utilización de madera en la cubierta. Material que se reservará para los laterales diseñados para tapar al público. En los voladizos el proyecto, adjudicado en mayo de 2018 a Daniel Herrero Ingeniería, prevé crear «unas superficies triangulares que se cubren con unos paneles de tabla de madera de haya.

Una vez levantada la estructura se confía en que las cuatro pistas puedan tener un mayor uso y su utilización no quede al albur del tiempo, ya que ahora, tal y como señala el proyecto, no quedan impracticables solo el día que llueve, porque el agua impide que se pueda jugar hasta que se seca la arena compacta de su pavimento. Del mismo modo, se recoge que cuando aprieta el sol, «la explanada no tiene otro resguardo que la sombra que crean dos filas de tilos situados en el entorno».

No muy lejos de esa zona de la calle Cantabria está pendiente la ejecución de otra cubierta, la destinada a tapar el frontón de Anduva, en Río Ebro, conforme al proyecto diseñado por el arquitecto José Antonio de Juana.

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Una cookie es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En este sitio web se utilizan las siguientes cookies que se detallan a continuación:

  • cookies estrictamente necesarias para la prestación de determinados servicios solicitados expresamente por el usuario: si se desactivan estas cookies, no podrá recibir correctamente nuestros contenidos y servicios; y
  • cookies analíticas, las cuales ayudan a proporionar datos estadísticos de uso de la web para mejorar en el contenido y servicio que ofrecemos.

DESACTIVACIÓN DE COOKIES

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador: